Jueves, 23 de Mayo de 2013

La evolución legal de los Certificados de Manipulador de Alimentos

En un primer momento y con la promulgación de los Real Decreto 2505/1983, de 4 de agosto, por el que se aprueba el reglamento de manipuladores de alimentos, y Real Decreto 2207/1995, de 28 de diciembre, por el que se establecen las normas de higiene relativas a los productos alimenticios, la acreditación de la formación de los manipuladores de alimentos correspondía a la administración sanitaria, que era la encargada tanto de impartir dicha formación como de acreditarla. En este punto, las administraciones sanitarias asumían la responsabilidad de la formación de los manipuladores de los alimentos.

Posteriormente y con la promulgación del Real Decreto 202/2000, de 11 de febrero, por el que se establecen las normas relativas a los manipuladores de alimentos, las diferentes administraciones sanitarias autonómicas pasaban a tutelar los contenidos de dicha formación y a acreditar a las empresas encargadas de su impartición.

La publicación del Real Decreto 109/2010, de 5 de febrero, por el que se modifican una serie de disposiciones y en particular la disposición derogatoria única, deroga expresamente el Real Decreto 202/2000, de 11 de febrero, por el que se establecen las normas relativas a los manipuladores de alimentos, así como a cualquier otra norma de igual o menor rango que se oponga a lo recogido en aquel Real Decreto.

Esto deja sin efecto a todas las autorizaciones y acreditaciones que hubieran obtenido las empresas hasta la fecha al amparo del citado Real Decreto 202/2000.

La citada derogación afecta la autorización previa de empresas cuya actividad es la formación de manipulación y a la imposición de requisitos mínimos (contenidos, metodología, certificación…) por parte de la administración.

Corresponde a los responsables de las empresas alimentarias garantizar que los manipuladores de alimentos tengan una formación adecuada a su puesto de trabajo, que debe acreditarse documentalmente. La derogación de los textos legales citados no modifica esta obligación.

En relación con esta formación del personal de las empresas alimentarias, resulta de aplicación el Reglamento (CE) nº 852/2004, relativo a la higiene de los productos alimenticios.